EVOLUCIÓN DE LA NOTACIÓN MUSICAL

        Como ya sabemos, la Edad Media es un período muy largo, y los cambios en la forma de escribir la música van a ser notables. Vamos a ver esta evolución con una serie de ejemplos comentados.

    

    Esta primera partitura vemos que es muy primitiva. Está escrita con neumas, que eran esos signos que se mueven hacia arriba y hacia abajo indicando los movimientos que el cantor debe hacer con su voz.

 

 

 

 

   

    En este ejemplo, posterior al siglo XI,  ya se han introducido las líneas que guían al cantor, y está escrito en notación cuadrada típica del canto gregoriano. Aún así, en la parte superior y en la inferior se conservan los primitivos neumas.

    Esta música está escrita en sólo cuatro líneas, es decir en tetragrama.

 

 

 

 

   

    En este ejemplo, vemos una gran evolución, ya que se usan cinco líneas en vez de cuatro, es decir, hemos llegado al pentagrama.

    Otra característica distintiva es el uso del color, tanto en las líneas del pentagrama como en los adornos de la página.

 

 

 

 

 

  Con la llegada de la imprenta las partituras se hacen de manera mucho más rápida y se difunden en mayor medida, recordemos que hasta entonces las partituras se realizaban a mano por los copistas.

    En este ejemplo, vemos una partitura impresa que pertenece al periodo posterior, El Renacimiento. Es una obra polifónica porque la voz que tenemos es la del ALTUS (como se indica arriba) que sería nuestro actual contralto.